¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica, sistémica, inflamatoria de origen desconocido, esta enfermedad afecta predominantemente a las articulaciones periféricas del cuerpo, pudiendo generar inflamación, dolor y en una etapa más avanzada destrucción del cartílago articular, que es la capa que recubre las articulaciones del cuerpo.

La evolución de esta enfermedad puede ser muy variable, pudiendo ser desde muy leve generando dolor e inflamación en algunas articulaciones, mayormente por la mañana con cansancio y falta de apetito, hasta llegar a imposibilitar al paciente para desarrollar sus actividades de la vida diaria generando dolor intenso con deformidades articulares importantes. La mayoría de las veces se presenta con una evolución intermedia.

Las articulaciones del cuerpo más afectadas por esta enfermedad son las manos y muñecas (80%), caderas, rodillas, tobillos y pies (50%), hombros (47%).

 

Es más común que esta enfermedad inicie entre los 30-40 años, aunque puede presentarse a cualquier edad, afecta de manera predominante al sexo femenino en un promedio de 1 hombre por cada 3 mujeres afectadas.

Generalmente esta inicia con cansancio, debilidad, dolor en articulaciones y ligera inflamación en las mismas con “rigidez matutina prolongada” (más de una hora).

Como ya se había comentado el origen de esta enfermedad sigue siendo desconocido, aunque se postula como una de las teorías más aceptadas que el origen podría ser infeccioso en un individuo genéticamente predispuesto, ya que la carga genética parece ser muy clara en este padecimiento.

La artritis reumatoide puede llegar a afectar otros órganos:

  •  Nódulos reumatoides (20-30%): son tumoraciones palpables de consistencia firme, no dolorosos que generalmente aparecen en zonas de presión como codo, tendón de Aquíles, hueso occipital (parte posterior de la cabeza).
  • Manifestaciones oculares (20%): ojos secos, ojos llorosos, conjuntivitis (ojo rojo). En casos muy avanzados puede provocar un adelgazamiento con perforación del globo ocular.
  • Manifestaciones neurológicas: compresión de nervios periféricos (síndrome de túnel del carpo lo mas común) con entumecimiento y pérdida de sensibilidad en la mano.
  • Puede llegar a hacer afecciones en pulmones, corazón, hígado, riñones aunque no son tan frecuentes y generalmente cursan de manera asintomática.

La artritis reumatoide como hemos comentado es una enfermedad autoinmune que el principal factor de riesgo es hereditario, es decir que ante esto no podemos hacer mucho, sin embargo existen factores de riesgo ambientales asociados a esta enfermedad, los cuales si podemos evitar, como son:

  • Tabaco (factor de riesgo mayormente asociado a esta enfermedad, ya que prácticamente duplica la posibilidad de presentarla)
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Uso de anticonceptivos orales

Estos últimos 3 se encuentran aún en estudio sobre su asociación a la AR.

El objetivo del tratamiento de la artritis reumatoide se basa fundamentalmente en el control del dolor y de la inflamación articular, para evitar así las deformidades y que el paciente pueda tener una mejor calidad de vida.

La base del tratamiento siempre será la parte farmacológica, sin embargo es también de gran importancia la fisioterapia y rehabilitación ya que con esto mantenemos la movilidad articular y evitamos la atrofia de los músculos.

Dentro de la fisioterapia se pueden manejar diferentes tipos de férulas con las cuales se logra evitar ciertas deformidades o podemos mejorarlas cuando estás ya se han presentado.

Otra área muy importante es la alimentación del paciente, se sugiere en estudios recientes que el consumo de alimentos ricos en grasas poliinsaturadas ayuda a disminuir la actividad inflamatoria.

  • Analgésicos y AINES: se utilizan en todos los pacientes y durante muchos periodos de la enfermedad, su misión es disminuir la inflamación y el dolor, sin embargo no alteran el curso de la enfermedad. Se debe tener cuidado con estos medicamentos ya que en uso prolongado pueden provocar irritación gástrica, exacerbaciones de rinitis, asma).
  • Corticoides: son utilizados en dosis bajas y funcionan como fármaco antiinflamatorio, mejorando los síntomas de los pacientes. Aunque debido a sus efectos secundarios deben usarse con precaución y siempre ser supervisados por un médico.
  • Fármacos modificadores de la enfermedad: la función de estos fármacos es frenar o retrasar la destrucción articular.El tratamiento con estos debe iniciarse desde el momento en que se diagnostica la artritis, ya que se ha comprobado que su uso temprano modifica la progresión de la misma.Existen efectos secundarios importantes de este fármaco, los más importantes son: molestias gastrointestinales, úlceras orales, alteraciones en la sangre, afección al hígado y desarrollo de inflamación en los pulmones.

VITia CARE

Ingresa/regístrate aquí